Slide

sábado, 13 de octubre de 2007

LA NOCHE DE LAS LUCES

Hoy escribo mis primeras líneas en este espacio, sin comprender mucho aún de que se trata. Me gusta expresar de alguna forma el Universo que brilla y palpita en mi interior... a veces por medio del Arte, otras mediante la Literatura. Me gusta alimentar mi mundo más íntimo con lecturas edificantes, con ideas positivas y dejar mi huella en cada ser y en cada sitio... como si fueran Pétalos de Luz.
Hoy deposito el primer pétalo aquí... un cuento de mi autoría:

LA NOCHE DE LAS LUCES

Estaba a punto de terminar el trabajo que me había retenido como un hechizo toda la tarde frente a la computadora, cuando se cortó la luz. ¡ Nooo!, insulté a todos los ángeles y los santos, por supuesto más tarde les pedí disculpas, cuando todavía estaba frente al monitor pensando cómo haría para recuperar las introducciones perfectamente redactadas que antecedían las transcripciones de todos los libros viejos que hablaban de acontecimientos sobrenaturales en el siglo pasado.

Salí a tientas del estudio y con la débil llama de un fósforo aleteando sobre las alacenas, revisé los cajones de la cocina. No había velas.

Flotando en aquella negrura divisé un tenue haz de luz filtrándose bajo la puerta de entrada. No hice más que salir del departamento para ver la aureola redonda y blanca que envolvía a una mujer. ¡ Una vela!, festejé para mis adentros. Corrí para alcanzarla, pero todo volvió a ser oscuro cuando dobló en una esquina y la perdí de vista.

Resoplando regresé.

Ya estaba dispuesto a acostarme, cuando escuché que llamaban a la puerta. Un resplandor fuerte la enmarcaba. Ahora sí que volvió la luz, me dije mientras abría respondiendo al llamado. Era la mujer de la vela, la que se me había escapado por los pasillos. Me cautivó su sonrisa de seda. Tres veces le pregunté qué necesitaba antes de captar la idea de que buscaba a alguien. Me avergonzó demostrar una vez más que no la estaba escuchando porque su belleza me entorpecía, así que la invité a pasar.

Una vez en la sala descubrí que los focos estaban encendidos, nunca había visto luz tan potente. El fulgor de las lámparas casi me enceguecía. Los sillones estaban blancos como nubes celestiales, las vitrinas reflejaban las claridades como si en lugar de copas de cristal tuvieran el sol encerrado y los angelitos de bronce que colgaban junto a la ventana parecían candeleros. “ Voy a apagar las dicroicas” le dije. Ella sonreía.

Aquí no está Diógenes”, me preguntó.

Entendí que la chica buscaba a ese tal Diógenes que yo no recordaba tener como vecino, sin embargo su nombre me era familiar. Una vez aclarada la situación la acompañé hasta la puerta. Nos despedimos. Cuando crucé el umbral vi que todo mi departamento estaba en penumbras. Volví a mirar hacia el pasillo. La luz allí se extinguía de a poco mientras la mujer se alejaba. ¡ Ey!, le grité, no sé si reclamándole porque parecía que ella se llevara las luces consigo.

Me miró. “Disculpado”, murmuró. Sonrió y cuando sopló la vela que llevaba entre las manos todo volvió a la normalidad. Después se esfumó doblando en un recoveco.

Regresé consternado a la computadora. Nada de lo que hube escrito se había borrado y me llamó la atención el último párrafo, donde había copiado de un libraco, el sortilegio que usaba un tal Diógenes para invocar al Ángel De La Luz.

2 comentarios:

Mara Bianchi dijo...

Me encantó este bellísimo cuento ya que cualquiera de nosotros podemos identificarnos en el.
El diario trajinar, el no saber reaccionar con paciencia antes pequeños obstáculos, como en este caso particular donde un pequeño corte de luz puede aplastar nuestro trabajo de horas pero que no impidió ese recogimiento interior y alumbrarse uno a si mismo.
¡Te felicito por tu creatividad y por abrir tu corazón para alumbrarnos con tus pétalos de luz!
Saludos:
Mara

MONSIEUR JAMES dijo...

Hermoso cuento... Me he permitido tomarlo para mi página, guardando todos los derechos de autoría de Patrice.

Es una gran obra literaria que debe ser conocida.

Si hice mal, una sola advertencia me bastará.